viernes, 8 de diciembre de 2006

Si George Orwell levantara la cabeza...

Buenas tardes.

Me dispongo a trascribir una mini-entrada que copié hace unos días en una libreta mientras estaba en el metro, camino a no recuerdo dónde...


Pasa...Orwell...pasa...que sólo estamos hablando...-le respondieron tras el momento comprometido y de sorpresa...

Seguro que el sueño de este escritor sería poder encender la televisión y encontrar cómo, la pequeña criatura que creó para su novela "1984", ha cobrado forma y no sólo eso, sino que tiene una de las más prestigiosas presentadoras-periodistas del panorama español y una tía supereducada, culta...nada prepotente...(lástima que esto de teclear no deje ver la ironía...)

Orwell, para poder moverse por ciudades como Madrid, debería montar en metro...una experiencia sobrecogedora en no pocas ocasiones. Resulta que hoy, camino al trabajo, me dí cuenta cómo varios jóvenes vestidos con chalecos naranja fluorescente -aunque no lo creáis, pasaban desapercibidos...tal es el grado de "ensimismamiento" de la gente- tomaban nota de la gente que subía por una escalera mecánica u otra...se trata, creí, de los estudios tan útiles para analizar la gente que toma tal o cual parada de metro, se queda en el intercambiador o no, compra un biofrutas tropical o no...ya sabéis, estudios tan útiles como el que analizaba la rapidez de escritura vía sms...utilísimo...

Pasa Orwell...pasa...que en esta ciudad, y como en otras ciudades del mundo, además de personas que cogen el metro hay palomas...sí sí, como lo oyes, esos animalitos...supercariñosos, llenos de personalidad...verás...la fama nunca le acompañó...hay quien dice, que habrá que comprobar, que transmiten muchas enfermedades a los hombres...leyenda urbana o estudio científico, el caso es que estos animalitos, revelados por el mito creado sobre su persona de "ratas con alas", empiezan a comportarse de manera un tanto...curiosa. Sino fuera por Rocío (que lo sabrá ella, que está harta de coger aviones), pensaría que lo del está provocado por el exceso de chulería característico de la ciudad de Madrid...y es que gracias a Ro, y en parte a mis conocimientos de otras ciudades europeas...veo que este comportamiento es generalizado...aunque claro, este exceso de confianza se traduce en gumiez cuando se trata de comer...mientras picotean los restos de pipas, me he fijado que mantienen un ojo, siempre, mirando a ver quién se acerca...es algo así como...me lo meto todo en la boca y miro a la vez, y ya lo digeriré...y lo defecaré...claro está...porque bonitos están los edificios de sus deposiciones...siempre, estos edificios, suelen ser antiguos o deshabitados...nunca he visto, yo que sé, un loft o su balconcito -que ahora que lo pienso, no se si los lofts tienen balcones-, ensuciado por estos animalitos...ya lo estudiaré.

El caso es que hay quien piensa que estos animalitos, y otros pájaros que empiezan a cantar desde bien temprana hora de la madrugada, están colocados en los árboles por los ayuntamientos...esta teoría, real en su planteamiento, me la dijo un conocido que se definía "anarquista..."...ojito...dice, que las palomas y los pajaros que están colocados en los árboles los pone....ATENCIÓN, el AYUNTAMIENTO...para que, los jóvenes, que salen de marcha, piensen que es mucho más tarde y se acuesten antes...cae por su propio peso...obvio...

En cualquier caso, si Orwell levantara la cabeza, vería cómo, propuestas como la realizada hace unas semanas por el Ayuntamiento de colocarnos en algún botón una cámara para ver qué recogido realizamos dentro del suburbano, no hacen más que materializar la idea de una sociedad observada...la idea de que realmente, los que cuentan con su chaleco fluorescente, realmente están vigilando...viendo que todos y cadaa uno de los días pasas por el mismo sitio y a la misma hora...y vería Orwell, si decidiera pasar, cómo realmente lo de las palomas igual pueden ser mecanismos de control...cámaras con alas...paranoia o realidad, Orwell vería cómo su idea del Gran Hermano, aunque algo modificada por chalecos estampados con frases célebres y dibujos no menos carismáticos, se lleva a cabo...posiblemente, no lo se, Orwell, hoy día, estaría encantado de conocerse...y sino él, la que sí lo está, a la que dedicaremos alguna entrada más adelante, sea Mercedes...porque Mercedes...esto es plata...?

Pues yo te voy a traer oro...un beso cariño.

2 comentarios:

Manolo Contreras dijo...

Bueno, ultimamente no tengo demasiado tiempo, porque como estamos en el dichoso mes de diciembre, ese mes tan deseado, pero tan odiado....
En fín, queria ponerte algo, sé por donde empieza, pero no sé como ni donde acaba (es la magia de los escritos).
Bueno Neng, espero que todo te vaya bien, que puedas con todo, con ese madrid lleno de obras, atascos, gente, anuncios, lleno de todo, y que a ver si podemos vernos un rato aunque sea, que pareces el medico especialista, que hay que pedirte cita padre!!!!!
No sé si esto lo leera más gente, pero nada, que quiero que sepas, que eres genial, que te quiero un montonazo, y que hay días que me molaria compartir esas tardes de charlas profundas e intensas, lo mas importante: ESTOY ENCANTADO DE CONOCERTE.
Un abrazo

Seño May dijo...

Manolo y yo aquí to aficionados a ti.
Me gustó esta entrada. A veces un poco confusa con tantos "cambios" de "subtemas" (aunque giren en torno al mismo tema principal), pero guay.
Desde aquí hago un llamado: "MUERTE A LAS PALOMAS" (las ponga el ayuntamiento o no [laaas pone!], pagaría por una inundación de gatos que exterminara a todas las palomas).
Besitos gorditos.
Loving u,

May.

P.D. ¿"Quedada Navideña Sin Rencillas"? Aún no te has pronunciado...